martes, 28 de febrero de 2017

Conozcan a Choupette, la más rica del mundo


'Choupette', en una imagen publicada en su perfil de Instagram. Instagram
 

Las excentricidades de Karl Lagerfeld son ampliamente conocidas, como conocida es su gata Choupette. Y es que resulta que la siamesa no solo es fuente de inspiración para el director creativo de Chanel, sino también la encargada de aumentar las cuentas bancarias del llamado káiser de la moda. Sí, Choupette ganó tres millones de euros por hacer dos pequeños trabajos: colaborar con la marca de cosméticos Shu Uemura y posar para el calendario de coches Vauxhall Corsa.



Quizá por eso Lagerfeld nunca ha escatimado en gastos en el cuidado de su mascota. La minina tiene dos niñeras, una cuenta de Instagram con más de 52.000 seguidores y en Twitter la siguen más de 46.000 personas, siempre viaja en primera clase y tiene su propio libro, Choupette: The Private life of a High-Flying Fashion Cat, de 128 páginas, en el que se detalla cuán consentida es. Pero lo que aún no se sabía era cuánto generaba la mascota del diseñador, hasta que el martes pasado en una entrevista con la revista The Cut el káiser lo reveló: “El año pasado facturó tres millones de euros solamente con dos trabajos”. Y añadió: “No permito que haga anuncios de comida y cosas por el estilo. Ella es demasiado sofisticada para hacer algo así”.


La gata, que ha ejercido de periodista en The Karl daily, ha sido modelo en campañas millonarias, tiene una colección de bolsos y accesorios, y ha sido portada de la edición alemana de Vogue junto a la mítica modelo de los noventa Linda Evangelista en 2013, llegó por azar del destino a manos del diseñador. “Choupette era de un amigo que me pidió que cuidara de ella mientras él se encontraba de viaje. Pero cuando regresó le dije que Choupette se quedaba conmigo. Ahora tiene otro gato que está muy gordo y Choupette se convirtió en la gata más famosa y rica del mundo”, comentó Lagerfeld.


Y sí que es rica. Cara Delevingne, la modelo más cotizada del momento, ganó en 2014 cuatro millones de euros, solo uno más que Choupette. Y es que con solo posar para el calendario de coches y ser la imagen de los cosméticos Shu Uemura, la minina ganó la mitad de dinero que Chiara Ferragni, la bloguera más rentable de la industria de la moda. Ferragni con su página web The Blonde Salad emplea a unas 14 personas y recibe unos 6,76 millones de euros anuales.


La gata más mimada del mundo también tiene carácter y personalidad. “Ella es como un ser humano, pero mejor. Sabe estar en silencio y no discute. Odia a los otros animales y a los niños”, confiesa Lagerfeld en la misma entrevista. “Ella es el centro de mi mundo. Hay algo inolvidable en ella. Su forma de moverse. Si la conocieran lo entenderían. Es sin lugar a dudas una inspiración para la elegancia”, puntualizó.


El fenómeno de los it-pets no es algo nuevo. Ya Paris Hilton se encargó de convertir en celebrities a sus chihuahuas, o Taylor Swift a sus gatos. Mientras que Cecil, el conejo de Cara Delevingne, tiene 97.000 seguidores en Instagram y Neville, el perro del diseñador Marc Jacobs, atesora 122.000 seguidores en la misma red social. Todos ellos, sin embargo, aún no generan ganancias para sus amos. Choupette quizá solo tiene un rival: Grumpy Cat. El gato que se hizo famoso por su malhumorado rostro gana alrededor de 100 millones de dólares por acuerdos comerciales.


Es bien conocida la supuesta "homosexualidad" de los diseñadores de moda y su abversión a tener hij@s - No tod@s los homosexuales son así, pero sí hay un numeroso grupo -; siendo así Karl Lagerfeld no sería la excepción, sino la regla. Pero su obsesión con esta linda gatita y la manera bien deshonesta con la que se la quitó a su dueño, un modelo amigo suyo - O mejor le queda la palabra ex - amigo - es un crimen que si bien no es atroz, en un universo paralelo en donde se amen verdaderamente los animales y la verdadera justicia prime, sería punible. Aunque no todo es bizarro en la vida de esta gata: ya Karl Lagerfeld la nombro su única heredera y quien administrara su fortuna será un/a albacea elegid@ por él, que sin duda alguna podrá seguir disfrutando de la cuantiosa fortuna mientras pueda cuidar bien a la gata y respetar los jugosos contratos - que son muchos -. Me imagino que más de una persona tratara de clasificar en la larga lista, pero no será fácil convencer a Lagerfeld, a menos que seas parte de su grupo bien cerrado de amistades.


No sé qué piense la pobre gata en la cabeza, pero no me la imagino perdiendo todas las comodidades a la que está acostumbrada y que, sin duda alguna, el habilidoso Lagerfeld se encargará a través de sus abogados que siga así. Es lo mismo que cuando Shaquile O Neal compro el logo de "Superman" - Debe haber un contrato de por medio -; gana millones mientras conceda permiso para usarlo, so pena que no lo altere o lo piratee.


Yo admito que tengo bien consentidas a mis cuatro gatas, pero no al nivel que lo hace Lagerfeld, mucho menos explotarla del modo que lo hace - Me imagino que hay días que la pobre animalita , con esos ojos capaces de ver mejor en la oscuridad que nosotros, se cansa de tanto flash -, aunque también es cierto que hay personas que admiran a esta gata y hasta serían capaces de vender su alma al diablo con tal de que Lagerfeld los convierta en su albacea, más por el dinero que por el amor de esta bella portento de felina. En fin, saquen sus propias conclusiones.


Hasta pronto y los veo en otra entrada de "Planeta Gato".

2 comentarios:

  1. I never knew that Lagerfeld was under the influence of Choupette! Smart cat. Thank you for confirming that the world is still turning in the proper direction, Alberix Zeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y gracias por sus atinados comentarios, Miss Koval

      Eliminar